Los recursos económicos de los partidos políticos en España se encuentran regulados en el artículo 2 de la Ley Orgánica 8/2007, de 4 de julio, sobre Financiación de los Partidos Políticos (en adelante Ley de Financiación de Partidos Políticos) que dice lo siguiente:

Recursos procedentes de la financiación pública:

  • Las subvenciones públicas para gastos electorales, en los términos previstos en la Ley Orgánica 5/1985, de Régimen Electoral General y en la legislación reguladora de los procesos electorales de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas y de las Juntas Generales de los Territorios Históricos vascos.
  • Las subvenciones estatales anuales para gastos de funcionamiento, reguladas en la presente Ley.
  • Las subvenciones anuales que las Comunidades Autónomas establezcan para gastos de funcionamiento en el ámbito autonómico correspondiente, así como las otorgadas por los Territorios Históricos vascos y, en su caso, por las Corporaciones Locales.
  • Las subvenciones extraordinarias para realizar campañas de propaganda que puedan establecerse en la Ley Orgánica reguladora de las distintas modalidades de referéndum.
  • Las aportaciones que en su caso los partidos políticos puedan recibir de los Grupos Parlamentarios de las Cámaras de las Cortes Generales, de las Asambleas Legislativas de las Comunidades Autónomas, de las Juntas Generales de los Territorios Históricos vascos y de los grupos de representantes en los órganos de las Administraciones Locales

Recursos procedentes de la financiación privada:

  • Las cuotas y aportaciones de sus afiliados, adheridos y simpatizantes.
  • Los productos de las actividades propias del partido político y los rendimientos procedentes de la gestión de su propio patrimonio, los beneficios procedentes de sus actividades promocionales, y los que puedan obtenerse de los servicios que puedan prestar en relación con sus fines específicos.
  • Las donaciones en dinero o en especie, que perciban en los términos y condiciones previstos en la presente Ley.
  • Los fondos procedentes de los préstamos o créditos que concierten.
  • Las herencias o legados que reciban.